¡Perros que aman el tubo de respiración artificial!

Bajo este título tan chocante, el prestigioso veterinario alemán,  Ralph Rückert, pone en evidencia el problema respiratorio de los perros de nariz chata, como los Bulldogs Franceses. Os dejamos con sus palabras, realmente ilustrativas:

“Puede parecer increíble pero el Bulldog Francés de la foto acaba de despertar de la anestesia. Los ojos me miran y me reconocen. Unos segundos más tardes procedimos a quitar el pulsioxímetro y el perro se ha levantado y se incorpora.

Bulldog Francés que acaba de despertar de una operación, con un tubo de respiración artificial

Todos (todos!) los perros se comportan de la misma forma en este estado: intentan quitarse el tubo atascado de su garganta, por lo que normalmente se suele extraer mucho antes. En Frenchies (y otros perros de nariz chata) es obligado mantener el tubo lo más que se pueda dentro, para que en el último minuto cuando todo ha ido bien no llegue el temido colapso respiratorio.

Y justo en ese momento llega esa situación que me da escalofríos: es cuando me doy cuenta que el perro, estando consciente, disfruta de la sensación de respirar a través del tubo, sin problema por primera vez en su vida.

Sé que ahora estoy humanizando al perro tremendamente, pero sin embargo, cuando quitamos por fin el tubo vuelve a respirar con dificultad y ronquidos y se ve (lo juro por mi vida) que los ojos que antes brillaban de felicidad vuelven a apagarse con resignación y desilusión. No hay ningún momento en el que se ve más claro el sufrimiento de por vida de todos los perros de nariz chata que demasiados dueños ignoran o no quieren verlo. Desgraciadamente este es un momento que solo los veterinarios vivimos.

Cuando observé las primeras veces este fenómeno me sentí inclinado a acusarme de iluso, pero mientras tanto mi punto de vista de este extraño y conmovedor momento me fue confirmado por colegas que tienen mucha experiencia con perros de nariz chata.

Por tanto, estamos obligados a reflexionar sobre lo que significa que a un perro le parezca más atractivo un tubo en su tráquea que su situación normal de respirar.

Sigue confiando en nosotros, hasta pronto” 

Esperamos que una vez más os haya servido de reflexión la experiencia de nuestro amigo Ralph. Podéis encontrar más artículos interesantes y muy bien documentados en su facebook (en alemán).

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies