LA PESADILLA DE LAS ESPIGAS EN NUESTRAS QUERIDAS MASCOTAS!!!!!

 
Ha llegado el verano y con ello las molestas espigas inevitables en todos los campos, jardines y parques, que frecuentamos con nuestros perros.
 
Sin embargo estas áreas de paseo para nuestros perros pueden llegar a provocar alguno que otro dolor de cabeza para nosotros, ya que estas pequeñas espigas tienen la particularidad de incrustarse hasta clavarse en la piel, lo que en ocasiones puede provocar molestias dolorosas e incluso graves daños para nuestras mascotas.
 
Generalmente los perros de pelo largo y de tamaño pequeño son los más expuestos a este tipo de problemas, sin embargo debemos de estar al pendiente de todos nuestros perros ante los principales síntomas:
 
Inmediatamente que se ha incrustado una espiga en cualquier parte del cuerpo de nuestra mascota, el empezará a dar signos de molestia, ya sea estornudando, sacudiéndose, rascándose, lamiéndose, todo esto de manera excesiva.
– Otitis, al introducirse en los oídos. Son el lugar en el que las encontramos con más frecuencia. Resultan muy dolorosas para el perro si tenemos en cuenta que el interior del oído es muy sensible y el material de la espiga áspero y de gran dureza. Al ir avanzando por el interior del conducto auditivo pueden llegar a perforar el tímpano, que es la membrana que separa el oído externo del oído medio. Son responsables de multitud de otitis en los perros, que pueden ser graves. Las encontramos principalmente en perros con bastante pelo y orejas caídas, siendo el principal candidato a padecer este trastorno el “cocker spaniel”. El primer síntoma que debemos identificar con rapidez es la sacudida enérgica de la cabeza y el caminar con esta inclinada. Además pueden gritar o llorar y rascarse con desazón. El veterinario deberá extraerlas con el “otoscopio”, un aparato que permite ver el interior del oído, y unas pinzas especiales muy finas y de gran longitud, llamadas “pinzas de cocodrilo”. Excepto que la espiga no haya penetrado muy profundamente o se trate de un perro especialmente bueno y tranquilo, suele ser necesario ponerle un sedante para poder realizar la extracción. Sin lugar a dudas las espigas auriculares son una de las principales causas de otitis en los perros.
 
– Introducción en las fosas nasales, cuando se inspira el aire al respirar al lado de las espigas. Es más frecuente de lo que se podría suponer y provoca una fuerte rinitis o irritación de la nariz, siendo los principales síntomas los estornudos exagerados, de aparición repentina, pudiendo acompañarse de secreción o hemorragia nasal. La extracción en este caso es más complicada que en el oído, precisando de anestesia general. Los recovecos o circunvalaciones del interior de las fosas nasales pueden hacer muy dificultosa la localización y extracción de las espiga.
 
– Ojos, no es raro que las espigas se alojen en el espacio entre el globo ocular u ojo propiamente dicho y los párpados, tanto superior o inferior como bajo el “tercer párpado” propio de los perros. Es fácil imaginar que produce muchísimas molestias, dolor y si no es extraída con rapidez, úlceras corneales. Es importante hacer una buena exploración del ojo pues en ocasiones se introducen en el fondo del saco conjuntival, siendo complicado localizarlas. En algunos casos origina abscesos retrobulbares, que son infecciones de la parte posterior del ojo con pronóstico reservado, y que precisan tratamiento antibiótico y/o quirúrgico.
 
– En el interior de la boca, clavándose en las encías y provocando abscesos o infecciones, con trastornos de la deglución. En ocasiones las hemos encontrado incluso en los conductos de las glándulas salivares, provocando infecciones e inflamaciones de estas glándulas.
 
Espigas interdigitales, que son quizá las que vemos con mayor frecuencia tras las auriculares. Se producen cuando las espigas se queda en un primer momento enganchada en el pelo entre dos dedos, para posteriormente ir presionando y atravesando la piel hasta introducirse en la pata y producir una infección. En ocasiones migran bajo la piel o incluso en profundidad a lo largo de trayectos de muchos centímetros. Se localizan porque el perro se muerde o lame la región, cojea y sangra o supura por una herida o fístula que encontramos entre los dedos. Es imprescindible la extracción quirúrgica de la espiga para conseguir la curación y evitar que pueda seguir migrando.
 
– Otras localizaciones menos frecuentes son en el prepucio o envoltura de piel que rodea al pene, provocando gran inflamación y muchas molestias; introduciéndose en vagina; bajo la piel en distintos puntos del organismo como el abdomen o cuello; e incluso en el interior del propio abdomen o en el tórax, originando nódulos o abscesos de importancia clínica.
 
Tanto por la frecuencia como por el alcance de estas patologías, creemos que debe haber quedado clara la gravedad del tema que nos ocupa. Por ello será imprescindible tomar algunas medidas de prevención para reducir su incidencia, ya que debido a la cantidad de espigas que aparecen todos los años con los primeros calores y a la presencia en todos los rincones, será muy difícil impedir su contacto. Cuando paseemos con nuestro perro deberemos evitar aquellas zonas que sepamos tengan muchas plantas de este tipo y en el caso de tropezar con espigas, algo inevitable en muchos casos, deberemos revisar completamente el manto de nuestro perro al terminar el paseo, prestando especial atención a las orejas, tanto en su cara externa como interna y a los espacios interdigitales; pudiendo ser necesario en algunos casos un cepillado a fondo. El afeitado de la cara interna de las orejas y de las manos en los perros de pelo largo, también puede ayudar algo.
 
El aspecto más importante será constatar los primeros síntomas en el caso de que una espiga haya superado nuestras precauciones, por lo que estaremos atentos a las sacudidas de la cabeza o a llevar esta inclinada, a las molestias en una extremidad o cojeras, a los estornudos o secreciones nasales, irritación ocular, a heridas en cualquier parte del cuerpo o a cualquier otro signo que nos parezca de importancia. La extracción precoz de una espiga evitará que aparezcan con posterioridad problemas mucho más graves. 
 
Para nosotros los dueños es muy muy alarmante ver a nuestro perro estornudar sin parar hasta sangrar y ver que no podemos hacer nada, entonces seguramente se nos ocurra ponerlo delante de un espejo, verlo con lupa y con unas pinzas de depilar urgar tanto en la nariz ó tal vez usar un cotonete pensando en que esto le ayudará a arrastrar la espiga, pero NOOO es así las espigas funcionan diferente!!!!!! Si intentamos hacer cualquier cosa sin remedio se clavará mas, así que lo mejor que podemos hacer pese a que deseemos solucionarlo lo antes posible y por nuestra cuenta es llevarlo al veterinario y el con anestesia lo solucionarán con el protocolo indicado.
 
Eso si, no se asusten por ver la factura que les pasará el veterinario. En este sentido yo personalmente tuve dos experiencias, en la primera cuando recién empezaron los síntomas llame de urgencias al veterinario eran las 22 horas, la reviso e intento sedarla pero lamentablemente el diazepan propofol le causo un efecto imprevisto y no le pudieron sacar la espiga en la nariz, la visita me costo (CERO Euros) tiempo de atención, más de una hora. “Sant Pere de Vilamajor” Barcelona
 
Como obviamente mi perrita sufrió días después otro ataque de estornudos la lleve a otro veterinario (Ondara, Alicante) a una visita normal, tiempo de atención a mi perrita de 3 a 5 minutos, indicaciones…. Esperar 3 días mas para ver si expulsa por ella misma la espiga y otra cita. Precio de la visita (15 Euros) la segunda visita que no se en que consistirá me costará 25€….. y esperemos a ver como continua la historia.

  2 comentarios para “LA PESADILLA DE LAS ESPIGAS EN NUESTRAS QUERIDAS MASCOTAS!!!!!

  1. Anonymous
    17 julio, 2013 en 10:46

    Hola!! Yo tengo un cocker y en estas épocas siempre tengo problemas con las espigas en sus oídos. Hace unos días fue la última. La extracción de la espiga me costo 150euros. ¿os parece excesivo?

  2. 24 noviembre, 2013 en 20:30

    Hola, necesito su ayuda, a mi perrita de un año, mezcla de coker con poodle se le incrustaron espigas en los oidos, ya la llevamos al veterinario y con ayuda de pinzas y anestesia se las sacaron, pero ahora requiere un cuidado mayor puesto que las espigas ahora me temo que ingresaron a su nariz, no sé qué hacer porqe dinero para veterinario ya no hay, y me temo que la operación para sacarsela sea costosa, qué puedo hacer?

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies