El bienestar de nuestros perros es nuestra responsabilidad

Un perro es una vida con emociones, sensaciones y depende de nuestra educación, atención y protección como un niño. Así que es importante que utilicemos nuestro esfuerzo y dinero en consultar un profesional. Os recomendamos este artículo de Ralph Rückert, un prestigioso veterinario alemán que ilustra una experiencia que ocurre bastante veces en las clínicas:

“¡Un verdadero caso clásico que parece sacado de los libros de texto!

No puedo contar el número de propietarios de perros que se han enfadado debido a que cuando nos encontramos ante lo llamado Ojos rojos realizamos primero una exploración y no recetamos sin más una pomada ocular sin haber examinado al paciente. Una y otra vez, vemos casos que confirman que no hay otra manera de hacerlo. Si no, se estaría cometiendo una negligencia.

La dueña del perro de la foto llamó por teléfono, a mediados de la semana pasada, a su clínica veterinaria y les dijo que parecía tener una inflamación ocular.  Un asistente veterinario de la consulta le recomendó por teléfono que usara la pomada ocular “Gentamicin”, evidentemente usando las palabras “No podemos dar nada más”. 

Perro con el ojo rojo

Perro con el ojo rojo

La dueña del perro tenía una pomada similar en el botiquín de casa y se la aplicó al perro durante unos días, lo que llevó a un alivio temporal de los síntomas. Pero, inmediatamente después de parar de poner la pomada volvieron los síntomas.

Finalmente vinieron a mi consulta para encontrar la razón del problema y como bien podemos observar en las fotos, es muy fácil de identificar: un cuerpo extraño (astilla de madera) se metió en la córnea y se quedó atascado. Después de sedar al perro y poner anestesia local en la superficie del ojo pudimos retirar el cuerpo extraño rápidamente. Al cabo de un par de días, aplicando una pomada ocular y con un leve dolor, debió quedar todo solucionado.

Astilla de madera sacada del ojo del perro

Esta es la astilla de madera que el perro tenía clavada en el ojo

Pero debemos mirar el ojo para poder diagnosticar si se trata de un cuerpo extraño (o por supuesto otros posibles problemas). Por teléfono es imposible. Por lo tanto, en mi clínica no se recetará nunca una pomada ocular para un “ojo rojo” sin antes haberle examinado. Tras el sufrimiento de días y la crueldad evitable que sufre el perro y también los riesgos que un cuerpo extraño en si puede producirle, personalmente prefiero ofender a cientos de clientes obstinados antes de dar un tratamiento simple y erróneo y que alguien me pille.

Por cierto: ¿Por qué la pomada antibiótica ocular ha aliviado el problema del perro? Porque la pomada (independientemente del efecto antibiótico) ha causado un efecto lubricante que ha debilitado la fricción continua del cuerpo extraño en el ojo.

Sigue confiando en nosotros, hasta pronto.”

 

Esperamos que te haya hecho ayudado el artículo de Ralph. Puedes encontrar más consejos realmente útiles en su facebook, aunque están en alemán, os podéis ayudar del traductor. Y recordad que, ante cualquier problema de salud que presente tu perro, lo mejor es siempre ir a la consulta de un profesional de tu confianza.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies